Mujer de Propósitos Ministries

Mujer de Propositos Ministries

I

 

 

Todo lo creado por Dios fue creado Bueno y con propósito!

Dios creó la luz y la separó de las tinieblas con el propósito de establecer el día de la noche. Creó la expansión en medio de las aguas y llamó a la expansión “cielos”. También creó las lumbreras para que el sol señoreara el día y la luna alumbrara en la noche. Formó También al hombre conforme a la imagen de Dios para que se señorease de todo en la tierra y 

para que fuera productivo. Luego creó a la mujer y de igual forma la creó con Propósitos. La creó para separar el ser humano en dos sexos, para que el hombre no estuviera solo y para complementar al hombre siendo su ayuda idónea. 

 

Sin embargo, el plan eterno de Dios para nosotras no se frustró, porque ya Él había previsto la caída de Adán antes de la fundación del mundo y había preparado un Salvador para la humanidad. Cuando aceptamos a este Salvador, Jesucristo, el Espíritu Santo comienza el proceso de restaurarnos a la imagen de Dios alineándonos a Su propósito.

 

  • Dios llamó a Sara a tener a Isaac para probar a la humanidad una vez y por todas, que nada es imposible para Dios.

  • El propósito de Dios fue llamar a Ester a arriesgar su vida por los que amaba diciendo “si perezco, que perezca”.  

  • El propósito de Dios fue llamar a María para entregar su cuerpo, su vida y su reputación para dar a luz al Hijo de Dios quien determinó el destino de toda la humanidad.

 

Mujer, Dios te hizo sobreabundar en sabiduría e inteligencia para que conozcas el misterio del propósito para la cual fuiste creada. Tú eres muy importante en el Reino de Dios. Aun cuando los planes nuestros son muchos, los propósitos de Dios prevalecerán en nuestras vidas, una vez nos rindamos a Su voluntad. (Pr. 19:21) Tus palabras bendecirán a tus hijos, tus acciones fortalecerá tu matrimonio, tus oraciones moverán montañas y tu carácter influirá a otros. Solo, obedece a la voz de Dios, camina en fe, persiste y EL cumplirá Su propósito en ti. 

 

¡Porque tú eres una Mujer de Propósitos!